El capital empresarial como determinante de la productividad y el crecimiento en España

36  Download (0)

Full text

(1)

Munich Personal RePEc Archive

The Impact of Entrepreneurship Capital

on Spanish’s Labor Productivity and

Economic Growth

Massón Guerra, José Luis

Universitat Autònoma de Barcelona

6 July 2007

(2)

E

L

C

APITAL

E

MPRESARIAL COMO DETERMINANTE DE LA

P

RODUCTIVIDAD Y EL

C

RECIMIENTO EN

E

SPAÑA

JOSÉ LUIS MASSÓN GUERRA*

Doctorado en Creación, Estrategia y Gestión de Empresas Departamento de Economía de la Empresa

Universidad Autónoma de Barcelona

RESUMEN

El objetivo de esta investigación es analizar la relación que existe entre el capital empresarial y la productividad laboral (renta per cápita) en España. Para tal efecto, se utilizará el modelo de

impactos del capital empresarial de Audretsch y Keilbach (2004a), que explica las variaciones de la renta per cápita, a partir de la propensión sectorial para crear nuevas empresas. Esta

propensión es una medida del capital empresarial que se incorpora en una función de producción Cobb–Douglas (1928) con datos de panel de 75 sectores en un período de seis años, de la misma manera que los factores capital físico, trabajo y conocimiento. Apoyados en las teorías de los recursos y capacidades, la teoría evolucionista y las teorías del crecimiento endógeno, se concluye que el capital empresarial y la creación de nuevas empresas de menor tamaño, ejercen un impacto significativo en la productividad y el crecimiento sectorial de España.

PALABRAS CLAVES: Capital empresarial, crecimiento económico, conocimiento, competencia

JEL: M13,M32,O4,O47,R11,Q55

(3)

1. Introducción

El estudio de la creación de empresas1 ha tomado un fuerte impulso durante las últimas

décadas. Existe evidencia del impacto favorable que tienen las nuevas empresas en el

desarrollo2 y el crecimiento económico (Reynolds et al., 2002; Audretsch y Keilbach,

2004a,b,c, 2005; Audretsch et al., 2006; Plummer y Acs, 2005; Acs y Varga, 2005),

particularmente de aquellas que pertenecen a sectores intensivos en conocimiento (Mueller, 2006a). Este fenómeno se explica desde distintas perspectivas teóricas (Wennekers y Thurik, 1999) y enfoques empíricos que identifican sus causas e impactos (Friis et al., 2002).

La perspectiva económica, en una de sus vertientes, estudia la creación de empresas a partir

de la formación del capital empresarial,3 que se define desde el enfoque de los factores

productivos, como la capacidad estructural que tienen los países, regiones, ciudades, industrias o sectores, para promover nuevas empresas (Audretsch y Keilbach, 2004a). El capital empresarial en esta investigación se operacionaliza a través de la tasa de creación de empresas que guarda una estrecha relación con el stock de empresas y refleja el resultado de

la actividad empresarial de una economía. Los antecedentes del capital empresarial se remontan a Marshall (1916), quien afirmó que la capacidad organizativa era el “cuarto factor productivo”, detrás de los factores tierra, capital físico y mano de obra. El significado de este factor productivo ha evolucionado y hoy representa en un sentido más amplio, el capital empresarial, es decir un factor que enfatiza más la capacidad empresarial que la organizacional.

En este contexto, el objetivo de esta investigación es analizar la relación que existe entre el

capital empresarial y la productividad laboral (renta per cápita) sectorial en España. Se

utilizará el modelo de impactos de Audretsch y Keilbach (2004a) que explica las variaciones

de la renta per cápita a partir de la propensión para crear nuevas empresas.4 De manera

específica, se evalúan los mecanismos a través de los cuales el capital empresarial impacta en la economía, es decir: la diseminación del conocimiento, la capitalización de las oportunidades emprendedoras, la diversidad empresarial y la competencia.5

1 Se refiere al estudio del

entrepreneurship, según la traducción inglesa.

2 En esta investigación se utilizará desarrollo y crecimiento indistintamente. 3

Se refiere al estudio del entrepreneurship capital (Audretsch y Keilbach, 2004a).

4 Según el Directorio Central de Empresas de España (DIRCE), el

stock total de empresas en el 2006 fue de 3’174.393

sin considerar el sector agrícola, selvicultura y pesca. De estas empresas, 415.275 son de reciente creación y 288.661 cesaron sus actividades.

5 La dimensión o tamaño empresarial, se obtiene a partir del número de empleados contratados. En esta investigación

(4)

En cuanto al marco teórico, este trabajo se sustenta en dos líneas conceptuales. En primer lugar, la teoría del crecimiento endógeno de Romer (1986, 1990), quien propuso una función de producción en la que el progreso tecnológico deja de ser exógeno y se incorpora el factor conocimiento junto con las dotaciones de trabajo (L) y capital (K).6 Posteriormente Audretsch

y Keilbach (2004a) añadieron el “capital empresarial” como cuarto factor productivo sugiriendo que la renta per cápita se explica por la capacidad para difundir el conocimiento

(knowledge spillovers) económicamente explotable a través de las nuevas empresas (Acs et al.

2004). El capital empresarial junto con los factores neoclásicos y los endógenos del modelo de Romer (1986) configuran una nueva función de producción mejor especificada (Audretsch y Keilbach, 2004a). En segundo lugar, se sigue una línea que considera las teorías de la empresa, tales como la teoría evolucionista de Nelson y Winter (1982); los recursos y capacidades de Wernerfelt (1984), Rumelt (1984), Barney (1991) y Grant (1991); el capital social de Coleman (1988) y Putman (2000); la teoría de la ecología de las organizaciones de Hannan y Freeman (1989); la teorías de las capacidades absortivas de Cohen y Levinthal (1900); la ventaja competitiva de Porter (1990); y las teorías de la diversidad de Jacobs (1969).

Respecto a la metodología, se utiliza el planteamiento de Audretsch y Keilbach (2004a) para realizar comparaciones entre los resultados obtenidos en otros trabajos. Concretamente, se

realizarán regresiones a partir de funciones Cobb-Douglas (1928), con una muestra7 de datos

de panel, donde la unidad de análisis son los 75 sectores productivos de España según la clasificación CNAE-93-Rev1, con un horizonte temporal de 6 años y con datos de las nuevas empresas por sector, clasificados de acuerdo con su tamaño. La principal contribución de esta investigación consiste en determinar el impacto del capital empresarial en la productividad laboral, según el tamaño de nuevas empresas que éste genera en España.

En cuanto a la estructura del trabajo, después de esta breve introducción, este documento se divide en una segunda sección que incluye el modelo del capital empresarial de Audretsch y Keilbach (2004a); los aspectos relevantes de la literatura; el modelo teórico y las hipótesis planteadas. Posteriormente, en la tercera sección se presenta la propuesta metodológica. En una cuarta sección, se destacan los principales resultados empíricos y finalmente, en la última sección se muestran las conclusiones, limitaciones y futuras líneas de investigación.

6 Inicialmente se consideraba al factor “tierra” como uno de los factores productivos pero por sus características

particulares se ha dejado de incluirla de manera explícita. Una amplia explicación de este factor y las rentas que genera fue realizada por Ricardo (1817). Rumelt (1987) clasifica las rentas en ricardianas, empresariales y paretianas.

7 Obtenida de fuentes oficiales como el Instituto de Nacional de Estadísticas de España (INE), el DIRCE, el Sistema de

(5)

2. Marco Conceptual

Audretsch y Keilbach (2004a) definen el capital empresarial8 desde dos perspectivas: la

económica y la relacional. La primera supone que el capital empresarial refleja la capacidad que poseen las regiones, industrias, organizaciones o individuos para crear nuevas empresas y generar actividades emprendedoras (Audretsch y Keilbach, 2004b; Audretsch y Monsen, 2007). Esta capacidad se origina por menores costes de transacción y por la existencia de derechos de propiedad (Coase, 1937). El capital empresarial es un activo, por tanto a partir de

éste, podría crearse un stock susceptible de acumularse a través de la experiencia, o del

aprendizaje por la práctica -learning by doing- (Arrow, 1962). Además, podría ser clasificado

como capital no rival y no excluible, para hablar en términos de Romer (1986) y Sala–i– Martin (2002). No rival porque todos tienen acceso a este capital y es no excluible porque no se puede evitar su aprovechamiento, aunque sí podría tener límites.

Desde la segunda perspectiva, Audretsch y Keilbach (2004a) sostienen que el capital empresarial es una forma de capital social que refleja un número de factores legales, institucionales y sociales, que ayudan a generar actividad emprendedora (Hofstede et al. 2002)

para una región o país. El capital empresarial es un concepto análogo al capital social de Coleman (1988), Putnam (2000) y Granovetter (2001), porque es aprovechado por parte de los empresarios en el instante de la gestación empresarial, al capitalizar relaciones, redes, contactos, conocimiento del mercado, confianza, compromisos o la propia estructura relacional (Saxenian, 1994). Existe evidencia de una relación entre el capital social y la actividad emprendedora (Aldrich y Martinez, 2003; Thorton y Flynn, 2003). El capital empresarial es parte del capital social, pero no todo capital social es buen conductor del crecimiento (Audretsch y Keilbach, 2004a) debido a posibles restricciones sociales.

Al tratar de definir el capital empresarial quedan en evidencia dos aspectos. En principio, lo abstracto del concepto y segundo, las dificultades de su medición. El problema es que no existe unidad de criterio en la manera de medir la actividad emprendedora (Callejón, 2003; Storey, 1991). No obstante, es evidente la relación positiva entre el capital empresarial y la propensión a crear empresas en un sector o en una región (Audretsch y Keilbach, 2004a; 2007). En consecuencia, la creación de empresas es el resultado de un mayor capital empresarial.

8

(6)

Otro aspecto relevante es que Audretsch y Keilbach (2004b) suponen que el capital

empresarial disemina el conocimiento económicamente explotable (Acs et al., 1994) a través

de la creación de nuevas empresas y de la capitalización de las oportunidades emprendedoras (Mueller, 2006b). Esta propuesta complementa la idea de Romer (1986) pues el capital

empresarial es necesario para transformar el conocimiento en un producto o servicio (Acs et

al., 1994), luego en diversidad empresarial (Nelson y Winter, 1982) y finalmente en mejoras

de la productividad a través de una mayor competencia.

El mecanismo del capital empresarial opera de diferentes maneras. De hecho, la evidencia muestra que se han utilizado algunas metodologías que estiman los impactos económicos a partir del modelo (Figura 1) de diseminación del conocimiento (Audretsch y Keilbach, 2004a,b,c, 2005; Audretsch et al., 2005; Hu y Chen, 2006; Mueller, 2006a,b; Oliveira et al.,

2006).

Figura No. 1: Modelo de Diseminación del Conocimiento mediante el Capital empresarial

Contexto Condiciones Resultados

Fuente: Audretsch et al. (2005)

Audretsch y Keilbach (2004b) apoyados en la teoría evolucionista (Nelson y Winter, 1982), la teoría del capital social (Coleman, 1988; Putnam, 2000; Granovetter, 2001) y en la teoría del crecimiento endógeno (Romer, 1986), explicaron el modelo del capital empresarial bajo tres enfoques. El primero, tomando en cuenta el impacto en la economía alemana a través de los diferentes tipos de capital –físico, mano de obra, de conocimiento y el capital empresarial–. El segundo, midiendo los impactos considerando el capital humano como un factor adicional; y, finalmente, estimando el capital empresarial en regiones rurales y urbanas, y en regiones con mayor o menor desarrollo tecnológico. Los resultados obtenidos son positivos cuando el capital empresarial es urbano e intensivo en tecnología.

I+D+I Productividad

Capital Empresarial Conocimiento

(+)

(+) (+)

(+)

(7)

Al mismo tiempo, la intención de estudiar el capital empresarial en España se origina por la escasez de trabajos empíricos. Existen esfuerzos importantes como los de Congregado y

O’Kean (2000), Callejón y Segarra (1999, 2002), Arauzo et al. (2002), Segarra y Arauzo

(2002), Callejón (2003), López-García y Puente (2006), Martín-Marcos y Jaumandreu (2004), quienes estudiaron los procesos de entrada, selección empresarial, supervivencia y eficiencia dinámica; Matas y Roig (2004) quienes analizaron los efectos de la localización industrial;

Belso (2005) y Congregado et al. (2005a,b) quienes estimaron la tasa óptima y la oferta de

empresarios; Alonso et al. (1999), García et al. (1999), Veciana (1999), Llopis et al. (1999),

Sanchis y Cantanero (1999), Urbano (2005), Ortín et al. (2007) que estudiaron los

determinantes de la creación de empresas; y, los de Trullén (2006a,b) que analizan los

distritos marshallianos y la política industrial desde el enfoque de la economía urbana. A

pesar de esta evidencia, todavía hacen falta más contribuciones, mejor aún si existe una base de datos empresariales, que afortunadamente en el caso de España, está disponible.9

2.1 Modelo Teórico

Solow (1956) sostiene que la función de producción económica depende de una combinación en la dotación de factores productivos trabajo (L) y capital (K). Además asume rendimientos

constantes a escala, productividad marginal de los factores positiva, pero decreciente, y que se verifiquen las condiciones de Inada (1964). Este modelo de crecimiento se expresa a través de una función Cobb–Douglas (1928) en la que la tecnología es una variable exógena. Su utilidad como herramienta era recurrente hasta que en los ochenta la teoría neoclásica y la convergencia10 fueron insuficientes para explicar el crecimiento de los países que apoyaron el desarrollo tecnológico a través de mecanismos institucionales. A partir de estas debilidades,

surgieron los enfoques del crecimiento endógeno al incorporar el factor (R) conocimiento en

las funciones de producción. Romer (1986, 1990, 1994) confirmó la existencia de rendimientos crecientes, supuso que no hay productividad marginal decreciente y estimó las externalidades de la inversión, las mismas que aseguran la competitividad y la acumulación.

9 Por ejemplo, ver el Plan de Fomento Empresarial, de la Dirección General de Política de la PYME (2006).

10 El crecimiento converge en todos los países a una misma tasa, a un mismo nivel, etc. Esto da lugar al enfoque de

(8)

Figura No. 2: Modelo Teórico

Mecanismos Factores Resultados

Fuente: Audretsch y Keilbach (2004a)

Lucas (1988) hizo otra contribución al sostener que el capital humano (H) es otro factor

productivo, sugiriendo como marco teórico el modelo de aprendizaje a través de la práctica de Arrow (1962). Otros modelos de crecimiento endógeno fueron desarrollados por Sala–i– Martin (1994) a partir de la economía de las ideas, la contribución del gobierno, la Investigación, Desarrollo e Innovación (I+D+I), entre otros mecanismos. Finalmente Audretsch y Keilbach (2004a) siguiendo la misma línea sostienen que la capacidad para crear

empresas (E) es un “capital” que se puede incorporar en una función Cobb–Douglas (1928) y

por consiguiente ejercer impactos a través de la: (a) diseminación del conocimiento y oportunidades emprendedoras; y, (b) la diversidad y competencia empresarial (Figura 2).

2.1.1 Diseminación del conocimiento y oportunidades emprendedoras

El capital empresarial (E) es un mecanismo de transmisión del conocimiento comercializable

(Audretsch y Keilbach, 2004a). Al respecto Acs et al. (2004) sostiene que la brecha entre el

conocimiento y el conocimiento comercializable o económicamente explotable es producido

por un filtro (knowledge filter). Audretsch y Keilbach (2004a) argumentan que el

conocimiento genera el crecimiento porque es un bien con características similares a la de los bienes públicos (Arrow, 1962).

Capital Empresarial (E)

Capital Conocimiento (R)

Productividad Laboral (Y/L)

Factor

Intensidad del Capital (K/L) Oportunidades

Emprendedoras Diseminación

Conocimiento Competencia Empresarial Empresarial Diversidad

a b

T. Capacidades Absortivas T. Recursos y

Capacidades

T. Evolucionista T. Ecología de las

Organizaciones T. Capital Social

(9)

La apropiación del conocimiento11, la asimilación y la valoración son elementos claves entre

las nuevas empresas (Cohen y Levinthal, 1989,1990), que se han creado por el aprovechamiento de las oportunidades emprendedoras (Mueller, 2007). Por ejemplo, los científicos o académicos, o los mismos empleados de las empresas tienen ventajas de información pues pueden “apropiarse” del conocimiento y de las ideas para crear sus propias empresas, como señalan Audretsch y Keilbach (2004a) y Sanders (2007). Hirschman (1970) explicaba que la decisión se precipita cuando los empleados o los científicos estiman que sus ganancias serían superiores si fueran independientes. Las nuevas empresas, creadas para capitalizar este conocimiento, amplifican la innovación al introducir nuevos productos y procesos al mercado de forma permanente (Audretsch, 1995).

Casper y Whitely (2002) sugieren que las oportunidades económicas provistas por el nuevo conocimiento dependen del contexto institucional, de la estructura de los derechos de propiedad y de los costes de transacción. Sala–i–Martin (2002) explica que los derechos de propiedad intelectual son una forma de subir la escala de rivalidad y exclusión a los bienes, particularmente los tecnológicos. Cuando existen instituciones que hacen excluibles los bienes, entonces el inventor tiene incentivos para cobrar y ganar dinero por su invento, lo que estimula la investigación, los nuevos conocimientos y la creación de empresas. El conocimiento contribuye a la creación de externalidades positivas pues su beneficio no está limitado a las empresas ni a las industrias que lo generan (Dietzenbacher y Los, 2002).

El conocimiento es un bien público que se esparce sin que las empresas ni industrias

inventoras puedan evitarlo (Sala–i–Martin, 2002).12 Cuando “una empresa aumenta su stock

de capital a través de la inversión, no solamente aumenta su propia producción, sino que aumenta la producción de las empresas [nuevas o establecidas] que la rodean. La razón es que las empresas que invierten, adquieren también experiencia o conocimientos. Estos conocimientos pueden ser también utilizados por las demás empresas y de ahí que el producto de éstas aumenta” (Sala–i–Martin, 2002).

11 En la literatura sobre el conocimiento, se menciona frecuentemente las contribuciones de Nonaka (1991) acerca del

conocimiento tácito y explícito en las empresas.

12 Este fenómeno es el llamado efecto desbordamiento. El caso que plantea este autor es extremo, por lo que se diseñan

(10)

Thomas y Mueller (2000) comentan que el conocimiento es conducido a través de un sistema de redes. Este sistema favorece las externalidades, la asimilación, absorción y apropiación del conocimiento (Cohen y Levinthal, 1990). También contribuye a la creación y acumulación de capacidades dinámicas (Teece y Pisano, 1994) y al aprovechamiento de los recursos y capacidades (Wernerfelt, 1984; Rumelt, 1984; Barney, 1991; Grant, 1991).

Figura No. 3: Modelo Teórico: Diseminación del Conocimiento y Oportunidades Emprendedoras

Mecanismos Factores Resultados

Fuente: Audretsch y Keilbach (2004a)

Así, la creación de valor surge a través de la explotación del conocimiento desarrollado por individuos dando origen a una nueva actividad o empresa (Venkatraman, 1997; Garnsey, 1998; Shane, 2000) y a una posible ventaja competitiva que será clave para su desempeño (Barney, 1991). Las oportunidades emprendedoras son los principales conductores de la innovación (Garnsey, 1998) y el crecimiento (Wennekers y Thurik, 1999; Mueller, 2006b). De allí que mientras más oportunidades existan para transmitir el conocimiento, habrá mayor capital empresarial y su impacto será más fuerte, por tanto se plantea la siguiente hipótesis (Figura 3):

H1: El capital empresarial ejerce un impacto positivo en la productividad laboral

sectorial

Las actividades de I+D+I no sólo generan conocimiento e innovación, sino también incrementan las habilidades de las empresas para identificar, asimilar y explotar externamente el conocimiento generado. Un alto grado de I+D+I en un sector debería desarrollar una capacidad de absorción mayor (Cohen y Levinthal, 1989,1990) y podría generar mayores oportunidades emprendedoras. Al combinarse adecuadamente ciertos elementos de carácter relacional (alianzas, redes, etc.) la generación y explotación de las oportunidades

Capital

Empresarial (E) Productividad Laboral (Y/L) 1

H1: (+)

(11)

emprendedoras será más fácil (Rumelt, 1987; Alvarez y Barney, 2000; Alvarez y Busenitz, 2001). Al contrario, al no ser aprovechadas correctamente podrían ocasionar impactos negativos en la evolución de las empresas (Hannan y Freeman, 1989; Klepper, 2001). Este tipo de oportunidades emergen por la explotación de conocimiento y se capitalizan mediante la creación de nuevas empresas, lo cual generaría más diversidad empresarial e incrementaría la productividad (Audretsch y Keilbach, 2004a).

2.1.2 Incremento de la competencia y diversidad de empresas

Porter (1990) señala que la competitividad es un buen conductor de la innovación. A mayor dinamismo y competencia entre las empresas, mayor será la entrada de nuevos competidores y mayor la difusión del conocimiento. Al respecto Feldman y Audretsch (1999) encuentran que un alto grado de competencia genera nuevas ideas dentro de una ciudad o de un país, lo que conduce a una mejor actividad de innovación, dando como resultado mejoras sectoriales y mayores niveles de productividad laboral en las regiones.

Acs (1996) y Geroski (1994,1995) también explican que la competencia de nuevas ideas en las ciudades genera más productividad. Porter (1990) añade que la innovación y la creación

de empresas son esenciales para la ventaja competitiva nacional. Karlsson et al. (2004)

reafirma la importancia de la competencia en el crecimiento económico. La innovación de las pequeñas empresas es esencial para el crecimiento (Acs y Audretsch, 1990), particularmente por la diseminación del conocimiento (Acs et al., 1994). Además, como sostiene Karlsson et

al. (2004), la innovación puede ser uno de los determinantes del éxito de las Pequeñas y

Medianas Empresas (PYMES). Van Stel (2005) al respecto, añade que las telecomunicaciones y la revolución digital han disminuido drásticamente los costes del capital e información, con lo cual la apropiación de conocimiento es más sencilla para las PYMES.

El capital empresarial no solo genera un aumento en el stock de empresas. Audretsch y

(12)

y más favorable el crecimiento. De hecho, el grado de diversidad empresarial tiene una

influencia importante en el crecimiento (Glaeser et al.,1992), así como la diversidad

sociodemográfica (Verheul y Van Stel, 2007).

Nelson y Winter (1982), a partir de la teoría evolucionista, comentan que un alto grado de diversidad industrial genera una mayor propensión a crear empresas, y por consiguiente, un mayor crecimiento. Para estos autores la diversidad y la selección son buenos mecanismos de transmisión del conocimiento. De ahí, que la creación de empresas puede ser estimulada para generar crecimiento (Jovanovic, 1982; Lambson, 1991; Hopenhayn, 1992a,b; Audretsch, 1995; Ericson y Pakes, 1995; Klepper, 1996). Jovanovic (1982) puntualiza que un alto grado de incertidumbre en la industria produce dinamismo y es recomendable para el crecimiento. Callejón (2003) añade además que la importancia de la calidad -o supervivencia- y del tamaño empresarial en los procesos de selección y eficiencia dinámica, son factores relevantes. De hecho, el tamaño es importante porque es proporcional al crecimiento (Gibrat, 1931). Aunque Callejón (2003) explica que las empresas que inician sus actividades sin empleados carecen de recursos y capacidades que les otorguen calidad, eficiencia y capacidad de supervivencia.

Trullén (2006a) por su lado, estudia la importancia de la diversidad de las empresas en términos de sus características y sus impactos en la economía. Así es posible observar sectores con empresas con fuerte arrastre, como las empresas tractoras, o empresas cuya tipología depende de su propia dinámica, tales como las empresas gacelas, elefantes, o ratones (Acs y Mueller, 2006). Loveridge y Nizalov (2006) identificaron que el efecto que ejerce el tamaño empresarial en el crecimiento de la productividad laboral, disminuye con una mayor dimensión de las empresas. Es por ello que países donde se ha transformado la industria a través de las PYMES han reflejado un alto crecimiento (Carree y Thurik, 1999; Audretsch y Thurik, 2000). Para Audretsch y Keilbach (2004b) las PYMES son importantes por dos motivos: (i) pueden ser más competitivas que las empresas más grandes y (ii) ocupan un lugar

destacado en la economía del conocimiento al ser potencialmente más innovadoras.13 La

I+D+I crea diversidad y nuevos conocimientos así como, mejora el capital humano, la dinámica empresarial, y la competencia, lo que contribuye al capital empresarial de una economía (Figura 4).

13 En principio las empresas grandes elaboran productos estandarizados, en países donde tradicionalmente tienen altos

(13)

Figura No. 4: Modelo Teórico: Competencia y Diversidad Empresarial

Mecanismos Factores Resultados

Fuente: Audretsch y Keilbach (2004a)

En consecuencia, se intentan contrastar las siguientes hipótesis:

H2A: El capital empresarial de las nuevas empresas con 0 empleados (autónomos),

ejerce un impacto positivo en la productividad laboral sectorial.

H2B: El capital empresarial de las nuevas empresas con 1 a 5 empleados, ejerce un

impacto positivo en la productividad laboral sectorial.

H2C: El capital empresarial de las nuevas empresas con 6 a 9 empleados, ejerce un

impacto positivo en la productividad laboral sectorial.

H2D: El capital empresarial de las nuevas empresas con 10 a 19 empleados, ejerce un

impacto positivo en la productividad laboral sectorial.

H2E: El capital empresarial de las nuevas empresas con más de 20 empleados, ejerce

un impacto positivo en la productividad laboral sectorial.

3. Metodología

Audretsch y Keilbach (2005) sugieren considerar al capital empresarial como un factor que impulsa el crecimiento de la productividad laboral. En tal virtud, se utilizará una función Cobb y Douglas (1928), tomando como base el modelo de crecimiento endógeno Romer (1986) y el modelo neoclásico estudiado por Solow (1956) en el que:

2

Productividad Laboral (Y/L)

H2A: (+)

H2B: (+)

CE. Autónomos

CE. Empresas 1-5

CE. Empresas 10-19

CE. Empresas > 20

CE. Empresas 6-9 H2C: (+)

H2D: (+)

H2E: (+)

Competencia Empresarial Diversidad Empresarial

EA

EB

EC

ED

(14)

3 1 1 1 2 β ε

β β β

α −

= it

it it it it it

Y K L R E e , (3.1)

donde Yites el nivel de actividad económica del sector i en el tiempo t (2000-2005); Kites el

stock de capital fijo; Lit es el número de trabajadores; Rit es la intensidad de conocimiento en

el sector y Eit representa el capital empresarial. Finalmente, e es un factor de error que agrupa

otras variables no controladas en el modelo.

A partir de la función 3.1, dividiéndola para Lit se obtiene la función 3.2 que representa la

productividad laboral (Yit/Lit) del sector i en el período t. Esta división se realiza para corregir

el tamaño sectorial y evaluar el factor de competitividad sectorial. La ecuación 4.2 es una función restringida o reparametrizada para el modelo de crecimiento de la productividad

laboral (Mas et al., 1994; Gujarati, 2004). Además, tiene interpretaciones simultáneas: un

valor entre 0 y 1 de β1, es consistente con la teoría neoclásica del crecimiento, mientras que

un valor positivo de β2 y los otros βj son consistentes con la teoría del crecimiento endógeno.

Un valor positivo de β3 apoya la hipótesis de que el capital empresarial ejerce un impacto

positivo en la productividad laboral.

3 1 2

( / ) ( / ) it

it it it it it it

Y LK L β R E eβ β ε , (3.2)

3.1 Datos

Para contrastar las hipótesis, se ha construido un panel de datos con información desde el año

2000 hasta el 2005, con 75 sectores (CNAE-93-Rev1), siguiendo la clasificación del INE.14

Para la estimación de los parámetros y por la composición de la información (dimensión temporal y estructural), se ha utilizado la técnica de regresiones de datos de panel, tratando de encontrar la heterogeneidad no observable -entre sectores- dado que no es factible hallarla con datos de series temporales ni tampoco con datos de corte transversal exclusivamente.15 Los datos fueron obtenidos básicamente de fuentes oficiales de España y de bases de datos privadas (Tabla 1). En algunos casos, hubo que armonizar la información, reclasificándola en función de la convención utilizada para las series históricas y transversales.

14 En la actualidad, las tablas fueron reclasificadas por el INE para presentar una nueva composición basada en 73

sectores. [URL: http://www.ine.es/daco/daco42/cne00/simetrica2000.xls]. Para efectos de este trabajo, realmente no existen variaciones significativas.

15 La heterogeneidad no observable en el modelo de efectos fijos de datos de panel se incorpora en el intercepto,

(15)

Tabla No. 1: Codificación de Variables y Fuentes de Información

Variable Descripción Fuente

Y Valor Agregado Bruto a precios constantes de 1999 a 2005 INE

L Stock de Mano de Obra Activa (PEA) de 1999 a 2005 INE

K Stock de Capital Físico, a precios constantes del 2000, de 1999 a 2005 Fundación BBVA-IVIE

R Stock de Personal de I+D+I entre 2000 y el 2005 INE

E Capital Empresarial (Tasa de Creación de Empresas / Total de Empresas)*1000 INE-DIRCE-SABI

EA Capital Empresarial (Tasa de Creación de Empresas de Autónomos)*1000 INE-DIRCE-SABI

EB Capital Empresarial (Tasa de Creación de Empresas con 1-5 empleados)*1000 INE-DIRCE-SABI

EC Capital Empresarial (Tasa de Creación de Empresas con 6-9 empleados) *1000 INE-DIRCE-SABI

ED Capital Empresarial (Tasa de Creación de Empresas con 10-19 empleados) *1000 INE-DIRCE-SABI

EE Capital Empresarial (Tasa de Creación de Empresas con más de 20 empleados) *1000 INE-DIRCE-SABI

Y/L Renta per cápita del sector INE

Agricultura Datos del Sector Agrícola SABI-iPYME Pesca Datos del Sector Pesca SABI-iPYME

Selvicultura Datos del Sector Selvicultura SABI-iPYME

Nota: † Esta variable es un promedio de la renta per cápita, para siete años.

Fuente: Elaboración propia

Las bases de datos utilizadas provienen del: INE, Fundación BBVA y el Instituto Valenciano de Economía (BBVA-IVIE), DIRCE, SABI e iIPYME. Es importante comentar que los datos de los sectores Agricultura (1), Selvicultura (2) y Pesca (3), no se encuentran disponibles en el DIRCE y se extrapolararon a partir de la información de las bases de datos SABI e iPYME cruzadándolos con el número de empleos por empresa.

3.2 Variables

Productividad Laboral (Y/L=y): Este indicador se obtiene dividiendo el Valor Agregado

Bruto (VAB) a precios constantes del 2000 para la población económicamente activa del

sector. Mide la productividad laboral del sector y representa la renta per cápita, según la

actividad productiva. Los datos para este indicador se obtuvieron del INE y son una buena medida de la competitividad sectorial. El VAB para las 75 ramas productivas durante un período de 6 años (450 observaciones) está expresado en millones de euros básicos.

Capital Físico (K):Es el conjunto de estructuras y equipos utilizados en la producción16. Fue

estimado a partir de la información provista por la Fundación BBVA-IVIE. La información inicialmente estaba disponible desde 1964 hasta el 2002 para 25 sectores. Para el 2003, las series fueron ampliadas a 43 sectores por la Fundación BBVA-IVIE. A fin, de armonizar las series de otras variables, se amplió las series a 75 sectores cruzando los datos de la Fundación

BBVA-IVIE del Kit sectorial para el año 2003 y utilizando la técnica de desagregación de

16

(16)

Marconi y Salcedo (1995).17 Para completar la serie hasta el 2005, se realizó una estimación utilizando tasas de crecimiento promedio móvil de los últimos tres años. El Kit se expresa en

millones de euros a precios del 2000.

Capital Laboral (L): El número de empleos Lit en España se estima a partir de los datos de la

Población Económicamente Activa, clasificados por actividad para cada año. Los datos de esta variable se obtuvieron directamente del INE y están expresados en miles de personas.

Conocimiento (R): Este indicador Rit describe el potencial que tiene un sector para crear

nuevos conocimientos. Representa la intensidad del capital de conocimientos y se mide por el número de empleados contratados para actividades de I+D+I en el sector. Griliches (1979), Jaffe (1989) y Audretsch y Feldman (1996) utilizan esta variable como capital conocimiento. La información fue obtenida para 65 sectores (R-65), por lo que se tuvo que amplificar con las proporciones sectoriales de Lit. Los sectores adicionales, corresponden a actividades donde

no existe mucha inversión en I+D+I. Los datos de esta variable, fueron obtenidos del INE.

Capital empresarial (E): Esta variable intenta medir el potencial que tiene un sector para

generar nuevas empresas. En la literatura se identifica como una variable latente. Audretsch y Keilbach (2004b) sostienen, ceteris paribus, que altas tasas de creación de empresas reflejan

altos niveles de capital empresarial. Los datos de la creación de empresas o “altas” fueron obtenidos de la base de datos del DIRCE. Para incluir en el modelo los efectos de la actividad emprendedora de forma específica, se ha utilizado la tasa de entrada de empresas en cinco niveles de acuerdo con la dimensión empresarial, multiplicada por cada mil empresas.18 Se ha seguido la clasificación del DIRCE: (i) nuevas empresas con 0 empleados –autónomos-, (ii) nuevas empresas con 1 a 5 empleados, (iii) nuevas empresas con 6 a 9 empleados, (iv) nuevas empresas con 10 a 19 empleados, y (v) nuevas empresas con más de 20 empleados.

17 Esta ampliación resulta de la descomposición de cada serie sectorial en nuevas series sub-sectoriales,

considerando igualmente que el cambio estructural en los últimos cuatro años ha sido leve y tomando como referencia el VAB como variable de descomposición. Esta convención se ha utilizado en lugar de las estimaciones del capital físico a partir de la información de la FBKF, corregida por el método de inventario perpetuo, que es el método más utilizado para los cálculos del stock de capital. Es de esperar, por los problemas de desagregación del capital físico,

que son muy frecuentes en España, y por la ausencia de información disponible (Mas et al. 1994), que los resultados de esta propuesta sean mayores o similares a los Audretsch y Keilbach (2004c), por la aplicación de este método desagregación, lo cual implicaría problemas de colinealidad que no se pueden subestimar.

18 En este trabajo los resultados son similares a los que se obtendrían con la variable del modelo original de Audretsch

(17)

4. Resultados

En el caso Español, durante el 2005 el número de empresas creadas, incluyendo los sectores (1), (2) y (3) fue de 381.038 que representan un 12,07% del total de las empresas registradas ese año (3.155.745), mientras que el número de empresas cerradas fue de 260.956. En la Tabla 2 del Anexo se observan las principales variables para dicho año. El sector de la Construcción (40) es el que concentra la mayor participación sectorial, en términos de

producción (Y), la mayor cantidad de población económicamente activa (L), el mayor número

de empresas establecidas (SE) y nuevas (SEN), y una de las más altas tasas de entrada de

nuevas empresas (E). También se observa la importancia relativa en la producción de las

actividades relacionadas con las Actividades Inmobiliarias (56), Restauración (45), Comercio al por Mayor (42) y Menor (43), Otros servicios a Empresas (60), entre otras. En el sector de Activades Inmobiliarios (56) y en el sector Otros servicios a Empresas (60) se observa una correlación alta entre el número de nuevas empresas y la población económicamente activa

sectorial. Además, muestran mucho dinamismo en la tasas de entrada de nuevas empresas (E)

al igual que los sectores de las Actividades Informáticas (58), Transporte Aéreo y Espacial (49) y las Empresas de I+D+I (59). No obstante, los sectores Informática (58) e Investigación y Desarrollo (59) tienen poca importancia relativa respecto a los demás sectores en la producción (Y), pero en términos de iniciativas empresariales representan a los más proactivos,

como el Sector Correos y Telecomunicaciones (52).

La Tabla 2 muestra las correlaciones bivariadas a través del coeficiente de Pearson para las variables de las funciones 3.1 y 3.2. Todas las variables están correlacionadas significativamente a un nivel del 1%. Las correlaciones entre R y EA, EB, EC, ED y ED,son

similares a los resultados los trabajos pioneros y muestran que las variables tendrían algún grado de colinealidad. La prueba de multicolinealidad (factor inflador de varianza, ó VIF,

variance inflation factor) reporta valores aceptables –menores que 10– para las variables

independientes cuando se efectúan las pruebas de regresión agrupada.19 En los modelos de

regresión múltiple se espera que no haya multicolinealidad, al menos desde el punto de vista teórico. Pulido y Rodríguez Vález (2006) comentan que en funciones Cobb-Douglas (1928), es posible encontrar problemas de multicolinealidad y alta correlación entre las variables.

19 Una prueba intuitiva de la presencia de multicolinealidad consiste en comparar los coeficientes de determinación de

(18)

Tabla No. 2: Descriptivos y Matriz de Correlación: Modelos 3.1 y 3.2

Media Dev. lnY lnK lnL lnY/L lnK/L lnR lnEA lnEB lnEC lnED

lnY 8,0088 1,8877

lnK 8,3308 1,8552 0,9522***

0,0000

lnL 11,1101 2,4047 0,9493*** 0,8700

0,0000 0,0000

lnY/L 10,3458 1,8445 0,6350*** 0,6408 *** 0,5927

0,0000 0,0000 0,0000

lnK/L 10,6434 2,0490 0,5630*** 0,6525 *** 0,5016*** 0,9621

0,0000 0,0000 0,0000 0,0000

lnR 4,7573 2,6764 0,4150*** 0,3101 *** 0,4050*** 0,2526*** 0,1469***

0,0000 0,0000 0,0000 0,0000 0,0018

lnEA 4,7359 1,3693 0,4400*** 0,3799 *** 0,4195*** 0,5958*** 0,5161*** 0,3845***

0,0000 0,0000 0,0000 0,0000 0,0000 0,0000

lnEB 3,9980 1,1854 0,3681*** 0,2886 *** 0,3939*** 0,5383*** 0,4469*** 0,2916*** 0,7224***

0,0000 0,0000 0,0000 0,0000 0,0000 0,0000 0,0000

lnEC 3,4229 1,3772 0,4045*** 0,3346 *** 0,4425*** 0,3347*** 0,2612*** 0,3398*** 0,6652*** 0,6418***

0,0000 0,0000 0,0000 0,0000 0,0000 0,0000 0,0000 0,0000

lnED 3,1276 1,3057 0,4414*** 0,3671 *** 0,4510*** 0,3433*** 0,2632*** 0,3379*** 0,6522*** 0,6567*** 0,7081***

0,0000 0,0000 0,0000 0,0000 0,0000 0,0000 0,0000 0,0000 0,0000

lnEE 2,6800 1,2042 0,4256*** 0,3891 *** 0,4197*** 0,3339*** 0,2872*** 0,2746*** 0,5265*** 0,6186*** 0,6509*** 0,7218***

0,0000 0,0000 0,0000 0,0000 0,0000 0,0000 0,0000 0,0000 0,0000 0,0000

Nota: * La correlación es significativa al nivel 0,10 (bilateral).

** La correlación es significativa al nivel 0,05 (bilateral).

*** La correlación es significativa al nivel 0,01 (bilateral). El valor debajo de cada coeficiente es el p-value. N = 450.

Fuente: Elaboración propia.

De hecho, las correlaciones entre Y y L, y entre Y y K son de 0,97 y 0,98 para el caso de

España (Pulido y Rodríguez Vález, 2006). Para preparar la información, se han utilizado pruebas para evaluar la heterocedasticidad, autocorrelación serial, correlación contemporánea, heterogeneidad de datos y los efectos temporales, muy comunes cuando se utiliza datos de panel (Ver Tabla 4 del Anexo). Beck y Katz (2001) y Beck (2001) sugieren utilizar la técnica

de los Errores Estándar Corregidos para Datos de Panel (Panel Corrected Standard Errors,

PCSE) para corregir los problemas de estimación en estos casos. Además se utiliza el modelo de efectos fijos por ser el que mejor modela la heterogeneidad no observable.

4.1 Capital empresarial y la productividad laboral (Y/L)

La ecuación 3.2 es un modelo Cobb-Douglass (1928) restringido por el uso de la variable K/L

ó intensidad del capital (Gujarati, 2004). Las especificaciones M-III hasta la M-VIII que se muestran en la Tabla 3 incluyen las diferentes medidas de capital empresarial utilizadas. Estas especificaciones reportan coeficientes significativos β3 y positivos y sus resultados apoyan la

(19)

Tabla No. 3: Regresiones Cobb-Douglas (1928) - Variable Dependiente – Productividad Laboral (lnY/L)

M-I M-II M-III M-IV M-V M-VI M-VII M-VIII

Constante 1,1504 *** 1,0662 *** 1,0470 *** 1,0274*** 1,0069 *** 1,0042 *** 1,0039 *** 1,0471 ***

0,0000 0,0000 0,0000 0,0000 0,0000 0,0000 0,0000 0,0000

lnK/L 0,8637 *** 0,8573 *** 0,8459 *** 0,8512*** 0,8476 *** 0,8539 *** 0,8538 *** 0,8559 ***

0,0000 0,0000 0,0000 0,0000 0,0000 0,0000 0,0000 0,0000

lnR 0,0316 *** 0,0254 ** 0,0372*** 0,0318 *** 0,0414 *** 0,0434 *** 0,0351 ***

0,0050 0,0160 0,0010 0,0030 0,0000 0,0000 0,0020

lnE 0,0390 **

0,0370

lnEA 0,0162

0,1510

lnEB 0,0398 **

0,0170

lnEC 0,0148 **

0,0360

lnED 0,0134 *

0,0720

lnEE 0,0061

0,1730

N 450 450 450 450 450 450 450 450

Grupos 75 75 75 75 75 75 75 75

F 28.862,28 *** 26.558,25 *** 22.142,20 *** 33.070,20*** 25.943,92 *** 39.009,43 *** 33.072,68 *** 28.061,09 ***

Prob. 0,0000 0,0000 0,0000 0,0000 0,0000 0,0000 0,0000 0,0000

R2: 0,9934 0,9939 0,9940 0,9930 0,9940 0,9929 0,9925 0,9936

Rendimientos: 0,8637 0,8889 0,9104 0,9046 0,9192 0,9101 0,9106 0,8971

Hausman: E(ui,X) 70.75*** 69.49*** 61.22*** 83.82*** 64.16*** 69.26*** 67.77*** 68.77***

F 429,73 368,28 336,70 345,51 312,30 350,05 346,74 360,77

Prob. 0,0000 0,0000 0,0000 0,0000 0,0000 0,0000 0,0000 0,0000

R2: Within 0,3545 0,3777 0,4061 0,4083 0,3778 0,3779 0,3812 0,3781

R2: Between 0,9266 0,9172 0,9241 0,9210 0,9179 0,9177 0,9187 0,9177

R2: Overall 0,9256 0,9163 0,9232 0,9200 0,9169 0,9167 0,9177 0,9167

Nota: * La correlación es significativa al nivel 0,10 (bilateral).

** La correlación es significativa al nivel 0,05 (bilateral).

*** La correlación es significativa al nivel 0,01 (bilateral). El valor debajo de cada coeficiente es el p-value.

Fuente: Elaboración propia.

Precisamente, la especificación del capital empresarial de nuevas empresas creadas por

autónomos M-IV no explica la productividad laboral sectorial porque su coeficiente β3 no es

estadísticamente significativo, por tal razón, la hipótesis (H2A) se tiene que rechazar al no

haber obtenido respaldo suficiente.

(20)

De acuerdo con los resultados obtenidos, el capital empresarial explica la productividad laboral, pero la intensidad del impacto, depende de la dimensión empresarial. Para el caso del

capital empresarial que genera nuevas empresas con 1 a 5 empleados (M-V), el coeficiente β3

es estadísticamente significativo e inclusive mayor que el coeficiente β2 del factor

conocimiento. Esto significa que para incrementar la productividad laboral del sector, es importante fomentar -un poco más- la creación de empresas de 1 a 5 empleados, que la actividades de I+D+I en el sector. Este resultado es similar a los obtenidos por Audretsch y Keilbach (2004b). Los impactos económicos de las nuevas PYMES en la productividad laboral sectorial, son positivos debido a que España tiene un gran número de empresas con tamaño medio inferior a cinco empleados, y un número relativamente pequeño de empresas grandes en cada sector (Callejón, 2003).

En función de los resultados obtenidos para el coeficiente del β3 capital empresarial de las

especificaciones M-V, M-VI y M-VII, se confirmarían las hipótesis de que el capital empresarial que genera nuevas empresas entre 1 a 5, 6 a 9, y 10 a 19 empleados, ejerce un impacto positivo en la productividad laboral (H2B, H2C y H2D). Sin embargo, la relación no

significativa del coeficiente β3 de la especificación M-VIII, no apoya la hipótesis H2E de que

el capital empresarial que genera empresas con más de 20 empleados ejerce un impacto positivo. Estos resultados son similares a los obtenidos por Carree y Thurik (1999).

Según Romer (1986) y Lucas (1988), las inversiones en conocimiento son importantes para

mejorar la renta per cápita. En el M-II el valor del coeficiente β2 es positivo y está

estadísticamente relacionado con la renta del sector, lo cual es consistente con la sugerencia

de la teoría del crecimiento endógeno. Por otro lado, Solow (1956) indica que la renta per

cápita está correlacionada fuertemente con la intensidad de capital. El coeficiente de la

variable intensidad del capital β1 en el M-I, es positivo y estadísticamente significativo. En

(21)

4.2 Diseminación del conocimiento y oportunidades emprendedoras

El capital empresarial es un importante mecanismo para explotar las oportunidades emprendedoras y estimular el crecimiento, por lo menos cuando el capital empresarial es generado por un grupo concreto de nuevas empresas (las más pequeñas con 1 a 5 empleados), lo que significa que el crecimiento económico depende del dinamismo de nuevas empresas, pero no de todas, según su dimensión. Este es un hallazgo importante a considerar, pues según la literatura, las nuevas empresas actúan como un vehículo para transferir y capitalizar el conocimiento. Por tanto, la creación de conocimiento y la capacidad emprendedora de un sector podrían ejercer un fuerte impacto en la productividad laboral.

De otro lado, el crecimiento económico sectorial no sólo se estimula a través de las actividades de I+D+I y las inversiones en (K) y (L), sino también por el capital empresarial,

tal como se sugiere desde la perspectiva evolucionista (Nelson y Winter, 1982) que explica que el conocimiento no es suficiente para generar crecimiento, pues requiere de un elemento

adicional que lo transforme en un bien económicamente explotable (Acs et al., 2004). El

propósito es convertir el conocimiento en un activo económicamente explotable y la forma de lograrlo es a través de la capitalización de las oportunidades emprendedoras. De las hipótesis planteadas, solo se rechaza aquella que relaciona el capital empresarial y el nivel de actividad económica, aunque podría aceptarse, a un nivel de significancia del 13,80%. El resto de las hipótesis no se rechazan, lo que significa que el capital empresarial global ejerce un impacto positivo en la productividad laboral (Tabla 4 y 5).

Al respecto, hay que puntualizar algunos detalles relacionados con los principales hallazgos, pues existen diferencias sustanciales en cuanto a los resultados de otros países, particularmente cuando se tiene una visión de conjunto entre los factores capital empresarial y capital conocimiento. Al respecto, en el caso español la diseminación del conocimiento es importante debido a que en la mayoría de las especificaciones de los modelos se observa que el factor capital conocimiento impacta de manera positiva y significativa en la producción, el crecimiento y la productividad.

En cuanto al aprovechamiento de las oportunidades emprendedoras, o lo que es lo mismo, la

capitalización del conocimiento económicamente explotable (Acs et al., 2004), se observa en

(22)

significativos aún cuando en todos los casos son positivos. Esto revela que al contrario de lo que ocurre en Alemania (Audretsch y Keilbach, 2004a), la importancia del aporte del capital empresarial en la economía española, es menor que la del factor conocimiento, lo que representa un desafío en materia de políticas gubernamentales.

Así pues, es necesario fomentar de una forma más rigurosa la creación de empresas, pues la evidencia muestra que en otros países, existe una mayor capitalización de oportunidades emprendedoras (Mueller, 2006b). Esto es relevante ya que el aprovechamiento de dichas oportunidades promueve la diversidad (Jacobs, 1969), facilita la comercialización del conocimiento y potencializa el crecimiento económico. Por tanto, el conocimiento es necesario, pero la capacidad para que dicho conocimiento se transforme en un activo, tendría que ser más relevante y necesaria.

4.3 Incremento de la competencia y diversidad de empresas

El aumento de nuevas firmas contribuye al crecimiento a través de varios mecanismos. La literatura sostiene que a mayor diversidad empresarial, mayor será la competencia entre las empresas. Según Audretsch y Keilbach (2004b) las PYMES son importantes porque son más competitivas e innovadoras. De acuerdo con los resultados obtenidos, mientras más apoyo se dé a las empresas con un menor número de empleados, la competencia y la diversidad aumentará, lo cual favorecerá al crecimiento económico y la productividad laboral. De las seis hipótesis planteadas para esta parte del modelo teórico, no se rechazan dos (Tabla 4).

El capital empresarial generado por las nuevas empresas con 1 a 5 empleados, con 6 a 9 empleados, y con 10 a 19 empleados, ejerce un impacto favorable y estadísticamente significativo en la productividad laboral. Este grupo consolidado, para el año 2005, representaba alrededor del 28,2% del total de nuevas empresas (381.038) y el 84,9% de las nuevas empresas, sin considerar el grupo de los autónomos. En términos de intensidad, el impacto del capital empresarial de estos grupos es más fuerte que el de las empresas con un

número mayor de empleados (más de 20) H2E y que el de aquellas que no tienen empleados

(autónomos) H2A.

(23)

“autónomos” ejerce un impacto positivo pero no es estadísticamente significativo en la productividad laboral (renta per cápita). Esto se explica porque las empresas que inician sus

actividades sin empleados, tienen más probabilidad de carecer de recursos y capacidades que otorguen calidad a sus empresas, lo cual muestra además menores tasas de permanencia y expectativas de crecimiento (Callejón, 2003).

Al contrario, las nuevas empresas que tienen mayor número de empleados, sin ser necesariamente grandes, utilizan sus recursos y capacidades de manera óptima, y podrán desarrollar ventajas competitivas que les permitirán la supervivencia en el sistema (Penrose, 1959; Barney, 1991; Grant, 1991; Wernerfelt, 1984). Por tanto, sectores con un elevado número de nuevas empresas (con empleados y no tan grandes) pueden experimentar mayores niveles de productividad (Callejón, 2003). En el caso de las nuevas empresas de entre 1 y 5 empleados se observa que la productividad laboral depende un poco más del fomento empresarial, que del fomento al I+D+I.

Por otro lado, parece que el capital empresarial generado por las nuevas empresas con más de 20 empleados y aquellas nuevas que no tienen empleados (autónomos), también contribuyen a la productividad laboral, aunque este impacto no es estadísticamente significativo. Los resultados anteriores confirman la hipótesis de la relación que existe entre el crecimiento económico y la creación de pequeñas empresas (Loveridge y Nizalov, 2006). Al respecto Carree y Thurik (1998, 1999) y Audretsch y Thurik (2000), comentan que en los últimos años las pequeñas empresas son las que contribuyen más al crecimiento económico porque suelen ser más competitivas e innovadoras (Audretsch y Keilbach, 2004b).

(24)

Tabla No. 4: Resumen de Hipótesis

Cód. Hipótesis V.D. V. I. S. Esperado S. Obtenido Significación Confirmación

H1:

El factor capital empresarial ejerce un impacto positivo en la productividad laboral

sectorial Y/L Ej + + ** No se Rechaza

H2A:

El capital empresarial de las nuevas empresas con 0 empleados (autónomos) ejerce un impacto positivo en la productividad laboral

Y/L EA + + Se Rechaza

H2B:

El capital empresarial de las nuevas empresas con 1 a 5 empleados ejerce un

impacto positivo en la productividad laboral Y/L EB + + ** No se Rechaza

H2C:

El capital empresarial de las nuevas empresas con 6 a 9 empleados ejerce un

impacto positivo en la productividad laboral Y/L EC + + ** No se Rechaza

H2D:

El capital empresarial de las nuevas empresas con 10 a 19 empleados ejerce un

impacto positivo en la productividad laboral Y/L ED + + * No se Rechaza

H2E:

El capital empresarial de las nuevas empresas con más de 20 empleados ejerce un impacto positivo en la productividad laboral

Y/L EE + + Se Rechaza

Nota: * La correlación es significativa al nivel 0,10 (bilateral).

** La correlación es significativa al nivel 0,05 (bilateral).

*** La correlación es significativa al nivel 0,01 (bilateral).

Fuente: Elaboración propia

Finalmente se puede observar que los modelos planteados resultan apropiados para contrastar las hipótesis que como se ha venido explicando a lo largo de esta investigación y que en su mayoría se han confirmado. El principal resultado es que el impacto del capital empresarial (E)

en la productividad (Y/L) es positivo (Tabla 4). La intensidad del impacto, lo determina la

dimensión empresarial. Es decir, que para que los impactos del capital empresarial sean más fuertes, éste tendría originar nuevas empresas con 1 a 5 empleados. Por otro lado, el esfuerzo innovador está siendo muy importante y contribuye positivamente en el crecimiento (Tabla No. 5). De hecho, es más fuerte que el impacto del capital empresarial. No obstante, este es un tema que vale la pena, reflexionar porque en otras realidades económicas, ocurre lo contrario.

Tabla No. 5: Resumen de Resultados

Factor V. Dep. | V. Inde. Ej EA EB Ec ED EE

Capital empresarialβ3k Y/L +** + + ** + ** + * +

Conocimiento β2 Y/L +*** + *** + *** + *** + *** + ***

Nota: * La correlación es significativa al nivel 0,10 (bilateral).

** La correlación es significativa al nivel 0,05 (bilateral).

*** La correlación es significativa al nivel 0,01 (bilateral).

(25)

5. Conclusiones

En esta investigación se ha explorado la relación que existe entre el capital empresarial y la productividad laboral sectorial de España, a partir del enfoque de los factores productivos. Este tema reviste interés por varias razones. En primer lugar, porque es importante encontrar el mecanismo a través del cual la actividad emprendedora puede generar mayores tasas de crecimiento en la renta española. En segundo término, porque es necesario conocer en qué colectivos o en qué actividades productivas se genera -o puede generarse- con mayor facilidad el capital empresarial; y tercero, porque los trabajos empíricos que explican esta relación con un criterio sistémico y multidimensional, son escasos para el caso de España. De allí que este trabajo pretenda ser un aporte más a la comprensión de esta relación, tanto a nivel conceptual, como empírico.

La teoría neoclásica sugería que el crecimiento depende de la dotación de los factores productivos capital (K), mano de obra (L), y tierra (T). En cambio, la teoría del crecimiento

endógeno propone que el conocimiento (R) y el capital humano (H), también son factores

productivos que pueden explicar el crecimiento económico. Audretsch y Keilbach (2004a)

siguiendo la misma línea, sugieren incorporar el capital empresarial (E) porque suponen que

el crecimiento puede ser explicado por la propensión que tiene un país, región, sector, industria, ciudad, para crear empresas. Por tanto, desde la teoría del crecimiento endógeno, el

capital empresarial (E) también es un factor que contribuye a acelerar el desarrollo de los

países, pues un alto grado de capital empresarial (E)favorece la creación de empresas.

(26)

Aunque según Mueller (2006b), el gobierno no debería creer que mientras más apoyo a la

creación de empresas per sé, habría más crecimiento económico. El fomento de la creación de

empresas, debe estar orientado a desarrollar las habilidades y capacidades emprendedoras de las personas, para mejorar la calidad de las empresas entrantes (Mueller, 2006b; Callejón, 2003).

En términos de política económica, los resultados del presente trabajo sugieren que existen dos mecanismos adicionales para promover el crecimiento sectorial: el fomento empresarial y el fomento de la I+D+I. En la teoría del crecimiento endógeno, el centro de atención de la política ha sido el incremento de la inversión en conocimiento, particularmente en capital humano, investigación y desarrollo. Sin embargo, dicha inversión tiene que ir más lejos, tratando de convertir ese conocimiento en un activo comercializable a través del impulso a la actividad emprendedora, tal como lo comenta Holcombe (2003). Según Audretsch y Thurik (2001) el rol central de las políticas públicas en la economía de la innovación es permitir su desarrollo mediante el fomento de “la producción y la comercialización de conocimientos, en lugar de limitar la libertad empresarial mediante leyes y normas (antimonopolio, regulaciones, propiedad pública)”. Por tal motivo, estos autores mencionan que la política de un gobierno innovador tiene como objetivo la educación, la mejora del capital humano y de las capacidades de los trabajadores, facilitar la movilidad laboral y su capacidad para crear nuevas empresas

En cuanto a las limitaciones, se destaca la posible existencia de colinealidad entre el capital conocimiento y el capital empresarial, aunque existen autores que sostienen que estas variables capturan dos fenómenos diferentes (Holcombe, 2003). La segunda limitación de este trabajo es que sólo se consideran los impactos del modelo de Audretsch y Keilbach (2004a,b,c) y no se analizan los determinantes (densidad poblacional, ciudad, intensidad tecnológica, nivel de actividad económica, crecimiento, etc). La última limitación tiene que ver con las dificultades de medición del capital empresarial (E), no obstante, existen otras posibilidades

(27)

Como futuras líneas de investigación se sugiere continuar con el estudio de los determinantes del capital empresarial. Por otro lado, también se propone investigar el impacto del capital empresarial a nivel regional y sus determinantes para tener una visión de conjunto. Otro análisis podría ser evaluar el capital empresarial como un fenómeno dinámico utilizando metodologías que midan los efectos temporales. Además, comprobar si los resultados económicos de un país son diferentes cuando capital empresarial es promovido y enfocado. En futuros análisis sería apropiado la utilización de variables instrumentales para eliminar el problema de endogeneizar variables con cierto grado de colinealidad. Se espera que al obtener más información, se corregirían algunos de los problemas de estimación, como la causalidad inversa. Se sugiere también mezclar regiones con industrias; y evaluar las diferencias de medias entre los valores de los coeficientes de la función de producción, a fin de determinar si los impactos son iguales o no entre los factores.

(28)

6. Bibliografía

Acs, Z.J. (1996): Small firms and economic growth. U.K.: Edward Elgar Publishers Limited.

Acs, Z.J. y Armington, C. (2004): “Employment Growth and Entrepreneurial Activity in Cities”, Regional Studies, 38(8): 911–927.

Acs, Z.J. y Audretsch, D.B. (1990): Innovation and Small Firms. Cambridge: MIT Press.

Acs, Z.J. y Mueller, P. (2006): Employment effects of business dynamics: Mice, Gazelles and Elephants,

Working Paper 2306 del Group Entrepreneurship, Growth and Public Policy, Alemania: Max-Planck Institute of Economics.

Acs, Z.J. y Varga, A. (2005): “Entrepreneurship, Agglomeration and Technological Change”, Small Business Economics, 24(3):323-334.

Acs, Z.J., Audretsch, D.B., Braunerhjelm, P. y Carlsson, B. (2004): The missing link the knowledge filter and entrepreneurship in endogenous growth, Working Paper 4783, London: Center for Economic

Policy Research.

Acs, Z.J., Audretsch, D.B., y Feldman, P. (1994): “R & D Spillovers and Recipient Firm Size”, The Review of Economics and Statistics, 76(2): 336-340.

Aldrich, H.E. y Martinez, M. (2003): Entrepreneurship as Social Construction. En Acs, Z.J. y Audretsch, A.B. eds., The International Handbook of Entrepreneurship. Dordrecht: Kluwer Academic

Publishers.

Alonso, P., García, T., y De la Fuente, J. (1999): “Análisis de algunos determinantes de la creación de empresas en España ante el reto de la Unión Económica y Monetaria”, Revista Europea de Dirección y Economía de la Empresa, 8(3): 53-68.

Alvarez, S. y Barney, J. (2000): Toward a Creation Theory of Entrepreneurship, Working Paper, Ohio:

Fisher College of Business.

Alvarez, S. y Busenitz, L. (2001): “The entrepreneurship of resource-based theory”, Journal of Management, 27: 755–775.

Arauzo, J., Manjón, M., Martín, M. y Segarra, A. (2002): Entradas y Salidas de Empresas: Un Constraste

de la Hipótesis de Independencia, Simetría y Simultaneidad, Working Paper, Barcelona:

Universidad Rovira i Virgili.

Arrow, K.J. (1962): “The Economic Implications of Learning by doing”, Review of Economic Statistics, 80:

155-173.

Audretsch, D. B. y Thurik, A.R. (2001): “What´s New about the new Economy? Sources Growth in the Managed and Entrepreneurial Economies”, Industrial and Corporate Change, 10(1): 276-315. Audretsch, D.B. (1995): Innovation and Industry Evolution. Cambridge, MIT Press.

Audretsch, D.B. y Feldman, M.P. (1996): “R&D spillovers and the geography of innovation and Production”, American Economic Review, 86(3): 630-640

Audretsch, D.B. y Keilbach, M. (2004a): “Does entrepreneurship capital matter?”, Entrepreneurship: Theory and Practice, 28(5): 419-429.

Audretsch, D.B. y Keilbach, M. (2004b): “Entrepreneurship and regional growth: An Evolutionary interpretation”, Journal of Evolutionary Economics, 14(5): 605-616.

Audretsch, D.B. y Keilbach, M. (2004c): “Entrepreneurship Capitan and Economic Performance”,

Regional Studies, 38(8): 949-959.

Audretsch, D.B. y Keilbach, M. (2005): “Entrepreneurship capital and regional growth”, Annals of Regional Science, 39(3): 457-469.

Audretsch, D.B. y Monsen, E. (2007): Entrepreneurship Capital: A Regional, Organizational, Team, and Individual Phenomenon, Working Paper 0607 del Group Entrepreneurship, Growth and Public

Policy, Alemania: Max-Planck Institute of Economics.

Audretsch, D.B. y Thurik, A.R. (2000): “Capitalism and Democracy in the 21st Century: from the Managed to the Entrepreneurial Economy”, Journal of Evolutionary Economics, 10(1):17-34.

Audretsch, D.B., Bönte, W. y Keilbach, M. (2005): Regional entrepreneurship capital and its impact on knowledge Diffusion and Economic Performance, Working Paper del Group Entrepreneurship,

(29)

Audretsch, D.B., Keilbach, M. y Lehmann, E. (2006): Entrepreneurship and economic growth. New York: Cambridge University Press.

Barney, J. (1991): “Firm Resources and Sustained Competitive Advantage”, Journal of Management, 17:

99-120.

Barro, R. y Sala i Martin, X. (1992): “Convergence”, Journal of Political Economic, 100(2): 223-251. Beck, N. (2001): “Time-series–cross-section data: What HaveWe Learned in the Past Few Years?”, Annu.

Rev. Polit. Sci., 4:271–293.

Beck, N. y Katz, J.N. (2001): Random Coefficient Models for Time-Series-Cross-Section Data: The 2001 Version (2001). Working Paper presentado en Annual Meeting of the Society for Political

Methodology, Atlanta, Estados Unidos.

Belso, J.A. (2005): “Equilibrium entrepreneurship rate, economic development and growth. Evidence from Spanish regions”, Entrepreneurship & Regional Development, 17(2): 145-161.

Birch, D.L. (1979): The job generation process, MIT programme on neighbourhood and regional change.

Cambridge: Mass.

Callejón M. (2003): Procesos de Selección, Iniciativa, Empresarial y Eficiencia Dinámica, Working Paper,

Barcelona: Universidad de Barcelona.

Callejón M. y Segarra, A. (1999): “Business Dynamics and Efficiency in Industries and Regions. The case of Spain”, Small Business Economics, 13(4): 253-271.

Callejón M. y Segarra, A. (2002): "New Firm's Survival and Market Turbulence. New Evidence from Spain", Review of Industrial Organization, 20: 1-14.

Carree, M.A. y Thurik, A.R. (1998): “Small firms and economic growth in Europe”, Atlantic Economic Journal, 26(2):137-146.

Carree, M.A., y Thurik, A.R. (1999): Industrial structure and economic growth. En Audretsch D.B. y Thurik, A.R. (eds), Innovation, Industry Evolution and Employment. Cambridge: Cambridge

University Press.

Casper, S. y Whitely, R. (2002): Managing competencies in entrepreneurial technology firms: a comparative institutional analysis of Germany, Sweden and the UK, Working Paper 230, Cambridge:

Center of Business Research of Cambridge University.

Coase, R.H. (1937): “The Nature of the Firm”, Economica, 4: 386-405.

Cobb, C. y Douglas, P. (1928): “A Theory Production”, The American Economic Review, 18(1): 139-165. Cohen, W. M. y Levinthal, D.A. (1990): “Absorptive capacity: a new perspective on innovation and

learning” Administrative Sciences Quarteryl, 35: 128-152.

Coleman, J.S. (1988): “Social Capital in the Creation of Human Capital”, The American Journal of Sociology, 94: S95-S120.

Congregado, E. y O'kean, J.M. (2000): Indicadores de tejido empresarial en las comunidades autónomas españolas. Working Paper presentado en la Conference Proceeding: III Encuentro de Economía

Aplicada,Valencia, España.

Congregado, E., Golpe, A., Millán J. y Román, C. (2005a): The Emergence of New Entrepreneurs in Europe: Which Europeans are more likely to become Job Creators?, Working Paper presentado en

Max-Planck Institute of Economics, Jena, Alemania.

Congregado, E., Golpe, A., y Millán J. (2005b): Determinantes de la Oferta de Empresarios, Working

Paper, Andalucía: Centro de Estudios Andaluces.

Dietzenbacher, E. y Los, B. (2002): “Externalities of R&D Expenditures”, Economic Systems Research,

14(4): 407-425.

Eisenhardt, K. M., y Martin J. A. (2000): “Dynamic capabilities: What are they?”, Strategic Management Journal, 21: 1105–1122.

Ericson, R. y Pakes, A. (1995): “Markov-Perfect Industry Dynamics: A Framework for Empirical Work”,

The Review of Economic Studies, 62: 53-82.

Feldman, M. y Audretsch, D. (1999): “Innovation in cities: science-based diversity, specialization and localized competition, European Economic Review, 43: 409–429.

Friis, C., Paulsson, T., y Karlsson, C. (2002): Entrepreneurship and Economic Growth. A critical review of

empirical and theoretical research. Working Paper, Östersund, Sweden: Institutet för

Figure

Figura No. 1:  Modelo de Diseminación del Conocimiento mediante el Capital empresarial

Figura No.

1: Modelo de Diseminación del Conocimiento mediante el Capital empresarial p.6
Figura No. 2:  Modelo Teórico

Figura No.

2: Modelo Teórico p.8
Figura No. 3:  Modelo Teórico: Diseminación del Conocimiento y Oportunidades Emprendedoras

Figura No.

3: Modelo Teórico: Diseminación del Conocimiento y Oportunidades Emprendedoras p.10
Figura No. 4:  Modelo Teórico: Competencia y Diversidad Empresarial

Figura No.

4: Modelo Teórico: Competencia y Diversidad Empresarial p.13
Tabla No. 1:  Codificación de Variables y Fuentes de Información

Tabla No.

1: Codificación de Variables y Fuentes de Información p.15
Tabla No. 2:  Descriptivos y Matriz de Correlación: Modelos 3.1 y 3.2

Tabla No.

2: Descriptivos y Matriz de Correlación: Modelos 3.1 y 3.2 p.18
Tabla No. 3: Regresiones Cobb-Douglas (1928) - Variable Dependiente – Productividad Laboral (lnY/L)

Tabla No.

3: Regresiones Cobb-Douglas (1928) - Variable Dependiente – Productividad Laboral (lnY/L) p.19
Tabla No. 4:  Resumen de Hipótesis

Tabla No.

4: Resumen de Hipótesis p.24

References