Realidades de las hiperinflaciones modernas

Full text

(1)

Munich Personal RePEc Archive

The Realities of Modern Hyperinflation

Reinhart, Carmen and Savastano, Miguel

University of Maryland, College Park, Department of Economics

June 2003

Online at

https://mpra.ub.uni-muenchen.de/13657/

(2)

N puñado de economías europeas sucumbió a la hiperinflación al término de la primera guerra mundial. En Alemania, Austria, Hungría, Polonia y Rusia hubo enormes aumentos de precios: en Alemania, llegaron a la astronómica cifra de 3,25 millones en un solo mes de 1923. A partir de los años cincuenta, sin em-bargo, la hiperinflación solo ha afectado a las economías en desarrollo y en transición. El fenómeno menos extremo de una inflación alta y crónica desapareció de las economías avanzadas en los años ochenta y de los países en desarrollo en los noventa (gráfico 1). En América Latina y el Caribe la tasa promedio bajó de 233% al año en 1990–94 a 7% en 2000–02. En las economías en transición, en el mismo período, la dis-minución fue aun mayor, del 363% al 16%; y los países asiá-ticos —siempre de baja inflación, comparativamente— han mantenido en los últimos tiempos la inflación en un nivel estable de un 5% anual.

La estabilidad relativa de los últimos años quizá lleve a algu-nos a pensar que la inflación alta y crónica y la hiperinflación han sido erradicadas para siempre. La historia no justifica esta conclusión. Con el propósito de no olvidar esta lección, este artículo examina brevemente todos los episodios de hi-perinflación que han ocurrido en economías de mercado desde mediados de los años cincuenta. Según la definición clásica de Philip Cagan (1956), un episodio de hiperinflación comienza el mes en el que el aumento de los precios supera el 50% y termina el mes anterior al cual ese aumento cae por debajo de esa tasa y permanece así por lo menos durante un año. Desde fines de los años cincuenta, todos los episodios de este tipo no relacionados con conflictos armados (internos o externos) ocurrieron en países que ya tenían un historial de inflación crónicamente alta: Argentina, Bolivia, Brasil y Perú. Para efectos comparativos, incluimos en nuestro análisis también a Ucrania, la ex república soviética que sufrió de inflación crónica durante más tiempo.

Principio y fin

Las hiperinflaciones modernas son distintas a las que ocu-rrieron poco después de la primera guerra mundial. Aquellas hiperinflaciones se desencadenaron y terminaron con rapi-dez, sin ocasionar costos muy elevados para el empleo y la

Realidades de las

hiperinflaciones modernas

Pese a que las tasas de inflación han bajado en el mundo

entero, la hiperinflación no ha sido erradicada

C a r m e n M . R e i n h a r t y M i g u e l A . S a v a s t a n o

(3)

producción, una vez que los gobiernos adoptaron drásti-cas reformas fiscales y monetarias que restauraron la conver-tibilidad de la moneda y otorgaron a los bancos centrales independencia plena para la conducción de la política monetaria.

Los episodios modernos de hiperinflación, en cambio, no han sido breves ni rápidos. Estos episodios casi siempre fueron precedidos por muchos años de inflación alta y cró-nica. Por ejemplo, en Argentina, Brasil y Perú la inflación anual se mantuvo por encima del 40% durante 12–15 años antes de llegar a la hiperinflación (cuadro 1). A pesar de que una inflación alta y crónica no termina necesariamente en hiperinflación, este sí fue el caso en los países aquí analizados debido principalmente a una expansión descontrolada de la oferta monetaria, alimentada por desequilibrios fiscales endémicos.

En las hiperinflaciones modernas la estabilidad de precios tampoco se recuperó de la noche a la mañana. Se necesitaron 14 meses en Bolivia y más de tres años en Perú para que la tasa de inflación anual cayera por debajo del 40%, y aún más tiempo para lograr una tasa de un dígito: tres años y medio en Argentina y unos siete años y medio en Bolivia. En Brasil, la incapacidad de concretar las reformas fiscales y monetarias necesarias durante 1989–90 propició el resurgimiento de la inflación y una segunda cuasi-hiperinflación en 1994.

Una diferencia adicional es que no todas las hiperinflacio-nes modernas terminaron con el restablecimiento pleno de la convertibilidad de la moneda o el simple otorgamiento de independencia al banco central. Salvo Argentina, que adoptó una caja de conversión, los países que derrotaron la hiperin-flación utilizaron sistemas monetarios y cambiarios híbridos. Bolivia y Perú, por ejemplo, emplearon metas numéricas para la oferta monetaria e intervinieron activamente en el

Fuente: FMI, Perspectivas de la economía mundial (varios años).

Gráfico 1

¿Inflación en retirada?

Las tasas de inflación han disminuido en la mayoría de las regiones.

(Porcentaje)

África Oriente

Medio Países asiáticos

emergentes

Economías en transición

América Latina y el Caribe 0

50 100 150 200 250 300 350 400

2000–02 1995–99 1990–94 1985–89 1980–84

Cuadro 1

Hiperinflaciones modernas

Un vistazo a cinco episodios

Período con inflación anual superior al 40% Tasa de inflación

máxima en 12 meses Antes del Después del Principal ancla

Episodio (Porcentaje) máximo máximo nominal Régimen cambiario

Argentina 20.266 15 años, 1 año, Tipo de Régimen de convertibilidad, abril de 1991–1 de Mayo de 1989–marzo de 1990 (Marzo de 1990) 2 meses 10 meses cambio diciembre de 2001.

Bolivia 23.447 3 años, 1 año, Oferta Flotación sucia (agosto de 1985-octubre de 1987), Abril de 1984–septiembre de 1985 (Agosto de 1985) 5 meses 2 meses monetaria seguida por régimen de paridad móvil de facto. Brasil 6.821 14 años, 5 años, Tipo de Breve desinflación (Plan Collor). La inflación Diciembre de 1989– (Abril de 1990) 3 meses 1 mes cambio aumentó sostenidamente desde julio de 1991 marzo de 1990 hasta junio de 1994, cuando se adoptó el Plan

Real, basado en una banda móvil. La banda resistió hasta enero de 1999, cuando fue reemplazada por una flotación.

Perú 12.378 12 años, 3 años, Oferta Mercados cambiarios múltiples fueron unificados en Julio de 1990–agosto de 1990 (Agosto de 1990) 5 meses 3 meses monetaria agosto de 1990, y el tipo de cambio flotó hasta octu-tubre de 1993, cuando se adoptó una banda móvil

de facto.

Ucrania 10.155 11 meses 2 años, Híbrida Mercados paralelos, con intentos periódicos de fijar Abril de 1991–noviembre (Diciembre 10 meses el tipo oficial. Los mercados se unificaron en de 1994 de 1993) septiembre de 1998, cuando se adoptó una paridad

móvil de facto.

(4)

mercado cambiario (“flotaciones sucias”); Brasil y Ucrania, por su parte, retuvieron de jure un tipo de cambio dual durante casi toda la década de los noventa.

Efectos persistentes

Importantes ajustes fiscales fueron necesarios para poner fin a to-das las hiperinflaciones modernas (cuadro 2). De hecho, excepto

Brasil, los países que derrotaron la hi-perinflación redujeron su déficit fiscal en más del 10% del PIB en promedio, en un lapso de tres años.

Aunque consiguieron frenar el co-lapso de la actividad económica, el crecimiento del producto en el período posterior a la hiperinflación ha sido moderado en casi todos los casos re-cientes. Esto sugiere que no se debiera esperar grandes resultados en términos de crecimiento después de terminada una hiperinflación (gráfico 2).

Una de las razones por las cuales el fin de la hiperfinclación no lleva a un repunte económico sostenido ha sido el estado calamitoso del sistema bancario. La hiperinflación contrae el tamaño del sector financiero y reduce la eficiencia del sistema de precios y la utilidad de la moneda nacional como reserva de va-lor, unidad de cuenta y medio de pago. En Bolivia, por ejemplo, los depósitos bancarios cayeron a un 2% del PIB un año después de comenzada la hiperinflación. Aunque los depósitos y los agregados monetarios se recuperan cuando la hiperinflación termina, la intermediación financiera se mantiene a niveles muy bajos por algún tiempo. Por ejem-plo, tres años después de la hiperinflación, la relación depósitos bancarios/PIB en los cuatro países latinoamericanos de la muestra oscilaba entre 9% y 20%, o sea entre un tercio y la mitad de la intermediación financiera “normal” en países de ingreso per cápita similar sin historial de inflación alta (gráfico 3).

Debido en parte a la contracción de la intermediación fi-nanciera, todas las hiperinflaciones modernas han coincidido con crisis bancarias. Los cuantiosos retiros de depósitos y el aumento de los préstamos en mora que se suceden durante el período de contracción económica tienden a elevar el costo de estas crisis. Los países que tuvieron hiperinflación tampoco te-nían acceso a los mercados internacionales de capital. Al inicio de la hiperinflación, cuatro de los países de la muestra ya habían incumplido ciertos pagos de su deuda externa y los incumplimientos se multiplicaron al poco tiempo.

Las hiperinflaciones modernas también han coincidido con una variedad de distorsiones al sistema económico: controles de capital, formas diversas de represión financiera, mercados cambiarios segmentados y corrupción. Estas distorsiones son difíciles de medir, pero el diferencial del tipo de cambio para-lelo ha probado ser una buena aproximación para muchas de ellas. En el cuadro 3 se ve que antes de la hiperinflación este di-ferencial superó siempre el 50%, y en ocasiones alcanzó niveles de cientos. Reducir o eliminar los controles de capital y unificar los mercados cambiarios, además de aplicar una política fiscal estricta, han sido necesarios para reducir el diferencial cambia-rio y las distorsiones asociadas con este fenómeno.

Si bien el final de la hiperinflación no ha conllevado a un repunte sostenido en la tasa de crecimiento ni a una recupera-ción del acceso formal a los mercados de capital, hay indicios

Cuadro 3

Indicios de recuperación

Al finalizar la inflación, cae el diferencial del mercado paralelo y se reduce la fuga de capital.

Diferencial promedio del mercado paralelo1

(Porcentaje)

t–3 t t+3

Argentina (1989–90) 66,7 67,7 10,9

Bolivia (1984–85) 54,0 119,1 7,3

Brasil (1989–90) 111,5 102,3 18,1

Perú (1990) 278,8 32,7 6,4

Ucrania (1991–94) n.d. n.d. 11,1

Fuga de capital acumulada2

(Millones de dólares)

De t–3 a t Durante t De t a t+3 Argentina (1989–90) 8.662 7.938 –27.434

Bolivia (1984–85) 73 190 –70

Brasil (1989–90) 38.757 –8.932 –30.476

Perú (1990) 2.310 –669 –11.318

Fuentes: World Currency Yearbook(varios números); Reinhart y Savastano (2002).

Nota: tdenota los años de hiperinflación (en paréntesis). n.d. denota la ausen-cia de datos.

1El diferencial del mercado paralelo se define como 100*(ep-e)/e, siendo epel tipo de cambio paralelo, y e, el oficial. En el caso de Argentina, Brasil y Perú, las estimaciones de la fuga de capital llegan hasta 1992 (es decir, t+2).

2El signo de más denota fuga de capital (una salida); el de menos, repatriación

de capital (una entrada).

Cuadro 2

Raíces fiscales

Para eliminar la hiperinflación es fundamental reducir los déficit fiscales.

Tasa de inflación anual (Promedio del período)

t–3 t–2 t–1 t t+1 t+2 t+3

Argentina (1989–90) 90,1 131,3 343,0 2.697,0 171,7 24,9 10,6

Bolivia (1984–85) 32,1 123,5 275,6 6.515,5 276,3 14.6 16,0

Brasil (1989–90) 147,1 228,3 629,1 2.189,2 477,4 1.022,5 1.927,4

Perú (1990) 86,3 667,3 3.398.5 7.485,8 409,5 73,5 48,6

Ucrania (1991–94) n.d. 2,1 4,2 1.613,7 376,4 80,2 15,9

Déficit fiscal/PIB1

(Porcentaje)

t–3 t–2 t–1 t t+1 t+2 t+3

Argentina (1989–90) 4,2 6,7 8,6 4,9 1,7 –0,4 0,2

Bolivia (1984–85) 7,8 14,7 19,1 16,7 2,5 7,4 5,7

Brasil (1989–90) 11,3 32,3 53,0 56,3 27,2 44,2 58,1

Déficit operativo 3,6 5,7 4,8 2,8 0,0 –2,2 0,3

Perú (1990) 9,0 6,4 7,2 7,4 1,4 2,6 2,7

Ucrania (1991–94) n.d. n.d. n.d. 14,1 8,7 4,9 3,2

Fuentes: FMI, International Financial Statistics(varios años); Reinhart y Savastano (2002). Nota: tdenota los años de hiperinflación (en paréntesis). n.d. denota la ausencia de datos.

(5)

de que la escasez aguda de financiamiento externo se atenuará un poco con la repatriación de los capitales que fugaron del país durante la hiperinflación (cuadro 3). Cuando la inflación baja, al menos parte de los activos que los residentes sacaron del país regresan al sistema financiero, aunque no en montos suficientes para financiar un crecimiento sostenido. Pese a que estos flujos facilitan la reintermediación financiera, rara vez conllevan un aumento en la demanda por moneda nacio-nal o por activos financieros denominados en esa moneda. La “dolarización” de los activos financieros y otras formas de in-dexación son un legado persistente de la hiperinflación que es muy difícil eliminar (gráfico 3, panel inferior).

Siete lecciones

Es útil tener presentes las siete lecciones que se derivan de nuestro análisis de las hiperinflaciones modernas.

1. La hiperinflación rara vez surge de la noche a la mañana, y suele estar precedida de un período prolongado de inflación alta y variable.

2. Eliminar la hiperinflación puede tomar años si la política fiscal no se ajusta debidamente. Incluso con ese ajuste, se ne-cesita tiempo para reducir la inflación a niveles bajos, sobre todo si el ancla nominal es la oferta monetaria.

3. El control del déficit fiscal es siempre el elemento central de un programa antiinflacionario, cualquiera sea el ancla monetaria elegida.

4. La unificación de los mercados cambiarios y el resta-blecimiento de la convertibilidad de la moneda suelen ser ingredientes esenciales de la estabilización.

5. La actividad económica colapsa durante un proceso hi-perinflacionario. Las medidas de estabilización le ponen una cota inferior a la implosión de la actividad económica, pero hay escasa evidencia de que propicien una reactivación económica sostenida.

6. La hiperinflación produce una reducción abrupta en el nivel de intermediación financiera.

7. El final de la hiperinflación no restaura la demanda por moneda nacional a sus niveles originales. Los capitales

fuga-dos vuelven al país cuando la inflación baja, pero la interme-diación financiera continúa dolarizada o sujeta a otras formas de indexación durante muchos años.

Carmen M. Reinhart es Subdirectora y Miguel A. Savastano es Asesor del Departamento de Estudios del FMI.

Bibliografía:

Cagan, Philip, 1956, “The Monetary Dynamics of Hyperinflation”, en Studies in the Quantity Theory of Money, edición a cargo de Milton Friedman (Chicago: University of Chicago Press), págs. 25–117.

Fischer, Stanley, Ratna Sahay y Carlos A. Végh, 2002, “Modern Hyper- and High Inflations”,Journal of Economic Literature, vol. 40 (septiembre), págs. 837–80.

Reinhart, Carmen M., y Kenneth S. Rogoff, 2002, “A Modern History of Exchange Rate Arrangements: A Reinterpretation”,NBER Working Paper 8963(Cambridge, Massachusetts: National Bureau of Economic Research).

Reinhart, Carmen M., y Miguel A. Savastano, 2002, “Some Lessons from Modern Hyperinflation” (inédito; Washington: Fondo Monetario Internacional).

Sargent, Thomas J., 1982, “The Ends of Four Big Inflations”, en Inflation: Causes and Consequences, edición a cargo de Robert E. Hall (Chicago: University of Chicago Press), págs. 41–97.

Fuente: Reinhart y Savastano (2002).

Nota: t denota los años de hiperinflación (en paréntesis). No hay datos sobre Ucrania, t–3.

1Excluye títulos públicos depositados en bancos.

2Brasil no permitió depósitos bancarios en moneda extranjera.

3Los depósitos en moneda extranjera se convirtieron forzosamente a

moneda local en 1982 (Bolivia) y 1985 (Perú). Dichos depósitos fueron permitidos nuevamente en 1985.

Gráfico 3

Daños colaterales

La hiperinflación devasta el sistema bancario y fomenta la demanda de activos en dólares.

(Porcentaje) Depósitos bancarios/PIB

Argentina

(1989–90) (1984–85)Bolivia 3 Argentina (1989–90) Bolivia (1984–85) Brasil (1989–90)1 Perú (1990)3 Perú (1990) Ucrania (1991–94) Ucrania (1991–94)

Depósitos en moneda extranjera/ Total de depósitos bancarios2 0 5 10 15 20 25 30 t+3 t t–3 0 20 40 60 80 100 t+3 t t–3

Fuentes: FMI, International Financial Statistics (varios años) y Perspectivas de la economía mundial (varios años).

Nota: t denota los años de hiperinflación (en paréntesis).

1De t a t+3 el PIB real per cápita de Bolivia no varió. En Brasil, la variación fue de –0,6%, y en Perú, de –0,1%.

Gráfico 2

¿Qué tan grande es el repunte?

Las políticas de desinflación no pueden compensar del todo el colapso económico.

Variación porcentual acumulada del PIB per cápita

Argentina (1989–90)

Bolivia (1984–85)

Brasil

(1989–90) (1990)Perú

Ucrania (1991–94) –50 –40 –30 –20 –10 0 10 20 30

De t a t+31

De t–1 a t

Figure

Cuadro 1Hiperinflaciones modernas

Cuadro 1Hiperinflaciones

modernas p.3
Cuadro 2Raíces fiscales

Cuadro 2Raíces

fiscales p.4
Cuadro 3per cápita similar sin historial de inflación alta (gráfico 3).Indicios de recuperación

Cuadro 3per

cápita similar sin historial de inflación alta (gráfico 3).Indicios de recuperación p.4

References

Updating...

Related subjects :